Doble Sentido Producciones

EL GLOBO AMARILLO

El vendedor de globos de una plaza de un pueblo lejano llamado Don Demetrio, siempre vendía globos rojos, ya que era su color preferido. Pero en una caja que no abría desde hacía tiempo, encontró aquel día, un globo amarillo.
Así que decidió colocarlo entre sus globos rojos, para venderlo también.


Algún niño querrá seguro un globo amarillo-, se dijo. Cuando el globo amarillo se vió inflado entre todos sus compañeros los globos rojos, se sintió muy amarillo. Demasiado amarillo. Tan amarillo que empezó a sentirse muy triste por ser “el diferente”. Él hubiera querido ser rojo. Para poder así, ser igual a sus compañeros. Si bien éstos nunca trataban al globo amarillo como diferente, sino que querían jugar con él, a pesar de ser distinto, el globo amarillo se sentía triste. Así que se escondía debajo de un banco de la plaza para que nadie lo viera. De repente, una tarde, en la plaza de D. Demetrio, empezó a soplar un gran vendaval. Todos corrían con sus niños para cobijarse del gran viento. D. Demetrio preocupado por sus globos, corrió a sujetarlos para que ninguno fuese arrastrado por el viento. Pero éste soplaba tan, pero tan fuerte, que D. Demetrio no pudo sujetar bien a todos sus globos, y Globo Amarillo se le escapó de las manos.


El Globo Amarillo, voló y voló. Y se alejó cada vez más de su plaza.Pasaron horas y horas, y ya no sabía dónde estaba. Hasta que de repente se encontró en medio de un lugar que jamás había visto… Así, visitará arrastrado por el viento, distintos lugares del mundo, desconocidos para él. Se encontrará con vendedores de globos de distintas culturas, con los que vivirá diferentes aventuras, inmersas en un mundo musical.


La música será un ingrediente esencial en cada historia. Los actores interactúan con los títeres, y el actor que interpreta a los vendedores de globos, realizará magia, globoflexia y malabares.